Del encuentro participarán el ministro de Educación, Nicolás Trotta; su par de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Claudio Moroni y los representantes de los cinco gremios docentes nacionales CteraUDA, Amet, Sadop y CEA. Además, estarán representados los ministros de Educación de las provincias.

El ministro Trotta adelantó que en la reunión se discutirá el piso salarial, pero también los proyectos de largo plazo y la formación de los maestros, entre otros temas.

“La paritaria institucionaliza el diálogo en un sector en el que había conflicto o ausencia de encuentro, hay que discutir salarios pero la agenda es mucho más amplia: queremos discutir objetivos educativos, la inversión, construir consensos sobre la formación docente y analizar los planes que se proyectan”, afirmó Trotta en diálogo con AM 750.

Desde el principal gremio docente, Roberto Baradel, secretario adjunto de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) aseguró que el “objetivo de la paritaria nacional docente es ganarle a la inflación” y adelantó que van a pedir el aumento del Fondo de Incentivo Docente.

“Volver a discutir la paritaria nacional docente es un hecho político de trascendencia porque vuelven a poner la centralidad de la educación como política de estado. Eso implica que el estado nacional nuevamente se hace responsable de la inversión de la educación pública en conjunto con las provincias”, señaló Baradel en diálogo con Página/12.

El dirigente señaló cuáles son los temas que la Ctera quiere llevar a la paritaria junto con la discusión de salario inicial. Ellos son la “inversión en el mantenimiento y construcción de escuelas, formación docente, salud laboral docente, definir medidas para mejorar la asistencia de alumnos y docentes y avanzar en la extensión de la jornada escolar”.

Por otro lado, Baradel recordó que “la paritaria nacional no fija porcentajes sino pisos salariales” y se refirió al Fondo de Incentivo Docente “que es una suma que paga el Estado nacional a maestros de todo el país” y que “es importante porque el Estado nacional nivela así a los docentes de todo el país”, al tiempo que adelantó que van “a pedir una suba del incentivo”.

La semana pasada, el Gobierno nacional publicó en el Boletín Oficial el decreto que restablece la negociación a nivel federal con los gremios, que había sido anulada por Macri. La convocatoria fue restablecida mediante el decreto 92/20 firmado por el presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y los ministros Trotta y Moroni.

La eliminación de la paritaria nacional docente, gestada al amparo del Decreto 452/07, reglamentario de la Ley de Financiamiento Educativo, significó un verdadero retroceso en el campo laboral de los trabajadores de la educación.

Dicha medida impulsada por el macrismo profundizó las diferencias e inequidades salariales en las distintas jurisdicciones ya que dejó a muchas provincias desatendidas, que recibieron menos fondos de la Nación. Hay provincias donde los docentes tuvieron aumentos por encima de la inflación, como La Pampa, y otras que no están pagando a tiempo los sueldos, como Chubut.

El Instituto Marina Vilte, de Ctera, detalló que el Fondo Nacional de Incentivo Docente se encuentra congelado desde 2016 en $1.210 por cargo docente, por lo cual ha perdido el 54 por ciento de su poder adquisitivo desde entonces. Además, el Instituto precisó que los programas más afectados durante la gestión de Cambiemos fueron “Gestión Educativa y Políticas Socioeducativas”, “Formación Docente”, “Educación Digital” (Ex Conectar Igualdad), “Mejoramiento de la Calidad Educativa” e “Innovación y Desarrollo de la Formación Tecnológica- INET”.